martes, 09 de octubre de 2018

Patrimonio Histórico dedica sus nuevas rutas guiadas a relatar los antiguos nombres de las calles del casco

La Laguna pone en marcha el programa ‘Vuelve lo que la Laguna esconde… en su antiguo callejero’

El Ayuntamiento de La Laguna, a través de la Concejalía de Patrimonio Histórico que dirige la concejala Candelaria Díaz, anuncia el inicio de una nueva edición de las rutas guiadas Vuelve lo que La Laguna esconde… En su antiguo callejero, una actividad que surge con motivo del 19º aniversario de la inclusión de la ciudad en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, así como la celebración del 25º aniversario de la creación del Grupo de Ciudades Patrimonio y el Año Europeo del Patrimonio.

Este programa es una continuación de las rutas Lo que La Laguna esconde. Pequeñas historias de nuestra gran historia, que el pasado año sirvieron para introducir a vecinos y visitantes de una forma diferente, entretenida y llena de curiosidades y anécdotas en la historia de la ciudad.

Las rutas se llevarán a cabo los días 19 y 26 de octubre y 2, 9, 16 de noviembre (a partir de las 18 horas); así como 20 y 27 de octubre y 3, 10 y 17 de noviembre (a partir de las 11 horas) y han sido todo un éxito de reclamo, puesto que ya están todos los cupos de participantes cubiertos.

En esta ocasión, el hilo conductor de la actividad, lo constituyen los antiguos nombres –algunos ya en desuso, otros aún vivos en el callejero y el habla de los locales- de calles y plazas, y su relación con las funciones y características que en el pasado tuvieron distintas zonas de la ciudad.

El trazado se inicia al pie de la torre de la Iglesia de la Concepción, en la Villa de Arriba, donde explicará al público asistente las distintas advocaciones marianas que ha tenido la parroquia matriz desde sus orígenes. Se hablará también de la antigua pila seca, primera fuente de abasto público de la ciudad que sirvió para denominar a la actual Plaza de la Concepción.

En la Plaza del Doctor Olivera se desvelará el significado de nomenclaturas como Las Candilas y su relación con el Camino Viejo de Candelaria que, históricamente, unió la antigua capital con la Villa Mariana.

Las calles Herradores (antigua Mesones), Antonio Zerolo (antes La Cilla) y Maquila servirán para hablar de los antiguos oficios en la ciudad y de la importancia que tuvo para La Laguna el antiguo cultivo del cereal. En la calle Núñez de la Peña, antigua Los Molinos, se ahondará en esta explicación, así como en el origen de la Iglesia de San Juan en el antiguo Llano de los Molinos, consecuencia de una epidemia de peste acontecida en el siglo XVI.

De vuelta a la calle San Agustín, el tramo adyacente a la Plaza de la Junta Suprema (antes Los Bolos), en cuyo final se iniciaba la desaparecida laguna que da nombre a la ciudad, servirá para hablar de las nomenclaturas alusivas al agua (El Pozo, Madre del Agua, Fuente Cañizares, El Remojo, Embarcadero de los Frailes…) que aún circundan la zona o que perviven en la memoria de los laguneros.

En la Plaza de Los Remedios, actual Catedral, se hablará a los participantes en la ruta, del desaparecido templo construido en el lugar que ocuparon los Corrales de la Villa o del Concejo.

La antigua calle de la Carrera, cuya vinculación con la celebración de juegos y “alegrías” justifica su popular denominación, conducirá al final de la ruta, a la Plaza del Adelantado, zona fundacional de la Villa de Abajo, en la que se aludirá a viejas nomenclaturas como La Caza, El Agua o La Cárcel, que notan la traída de recursos, abastecimientos e infraestructuras a la nueva plaza mayor de la ciudad.

La visita culmina en la excavación arqueológica trasera a la Ermita de San Miguel, denominación esta que fuera la original de la plaza, explicando la relación que algunos restos hallados en la misma guardan con topónimos antiguos como Las Carnicerías.

 

Volver

 
 
 
cerrar